Agencia de Noticias Independiente

A Luz y Fuerza del Centro la agarraron como al “Tigre de Santa Julia”

foto villa altas y bajas LyFCALTAS  y  bajas

JORGE LUIS VILLA ACEVEDO

* El “Tigre de Santa Julia” y LyFC

* Ni un “diablito” los podrá ayudar

Agencia de Noticias Independiente, México (Opinión).- A principios del siglo pasado, cuenta la leyenda popular, el que se convertiría en el famoso “Tigre de Santa Julia” fue un peligroso asaltante junto con su grupo de facinerosos; que en una ocasión luego de un atraco en la colonia Santa Julia, durante su huída mató a dos gendarmes y de ahí su conocido mote de El Tigre… y que además regalaba a la gente pobre parte del botín que robaba. Para esto, ya las autoridades policiacas le seguían de cerca la pista. Amante del peligro y de una mujer con la que tenía amoríos clandestinos por el rumbo de Tacubaya, una noche que acudió a visitarla, el jefe de la policía al enterarse que se encontraba en casa de su amada, se presentó junto con un piquete de gendarmes. Entraron en la vivienda y no lo encontraron; se había esfumado. Salieron de la casa avergonzados, pero a uno de los policías se le ocurrió ir hacia la parte trasera de la casa donde había unos crecidos nopales: ahí se encontraba, colocado en “una posición incomoda” y sin poder hacer uso de sus armas: una Colt 44 y una daga que llevaba consigo. Se levantó los pantalones y sólo pidió que no lo amarraran y en medio de sus captores fue conducido a la Delegación, para tiempo después ser fusilado ante un pelotón en la cárcel de Belém.

Los trabajadores electricistas de Luz y Fuerza del Centro y el sindicato de Martín Esparza Flores estaban enterados y advertidos de que su fuente de trabajo estaba en grave peligro de desaparecer porque el gobierno de Felipe Calderón tenía ya preparada la decisión de hacerlo. Sólo que en Los Pinos no habían encontrado el momento adecuado. En tanto, el Sindicato Mexicano de Electricistas estaba convencido de que el gobierno federal no se iba a atrever a liquidar la empresa. El SME además cargaba con el desafío interno derivado de la impugnada “elección” por la secretaría general entre Martín Esparza, que pretendía reelegirse por tercera ocasión, y Alejandro Muñoz Reséndiz, ex tesorero y líder del movimiento disidente del SME. Esparza defendía su “triunfo inobjetable” en una votación que arrojó 3 mil 827 sufragios de más, de un padrón de 8 mil 527 agremiados con derecho a voto. Y Alejandro Muñoz acusó que “votaron hasta los muertos y cientos de personas que acudieron con credenciales falsas”.

La negativa oficial de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a la toma de nota para que reconociera su triunfo a Martín Esparza fue el detonante que desató un “choque de trenes”. Enfrentamiento estéril entre un SME casi desmantelado, con una mayoría de opinión pública en contra harta de sus “abusos y privilegios”, con diálogos con el gobierno federal que les han resultado adversos y, entre otras, una campaña mediática y propagandística que ha terminado por exhibirlos, si no a todos, baste el ejemplo de Martín Esparza, que “inauguró un gimnasio para los sindicalistas, con acabados de lujo” y su “rancho de Esparza en Hidalgo” como publicó la prensa, “con caballos criollos, gallos de pelea y fotos vestido de charro”.

Otro ángulo motivo de opiniones desfavorables a LFC sin necesidad de levantar encuestas, es el que ofrece la ciudadanía, porque lo ha vivido: Sabe, porque es vox populi, del desembolso económico que reciben como prestaciones sus trabajadores; que suelen mostrar su desdén e ineficiencia a los usuarios, sobre todo en las oficinas de atención al público y cuando se requieren sus servicios; cobros excesivos o inexistentes, amén de dádivas para una reparación pronta.

De su parte, el gobierno federal, además de las pruebas del burdo fraude electoral; de sus argumentos oficiales en contra de la deficiente administración de la empresa y de sus crecientes subsidios, del pago de liquidaciones y recontrataciones, de proveer del servicio eléctrico, no se hubiera sometido a los caprichos y componendas de un grupo de presión dentro del propio Estado y con un recurso estratégico.

Así que, con mucho de esto en contra y sin apoyo popular ¿en qué andaba o qué estaba haciendo hasta ese 9 de octubre la dirigencia sindical? Y luego el 10, con la extinción de LFC con un “diablito” colocado en el Diario Oficial. Sabadazo y decretazo. Mientras, en el juego de estrategias que sí acechaban, los tácticos asechaban al “Tigre”, que, en efecto, se encontraba en una postura incómoda. Y lo tienen sometido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: