Agencia de Noticias Independiente

Venustiano Carranza fue un político reformista, no un revolucionario, señala tesis doctoral de Luis Barrón publicada por Tusquets Editores

Venustiano CarranzaComo fue el gran enemigo de Villa y Zapata se le tildó de porfirista, contrarrevolucionario y conservador.

No era terrateniente ni cacique norteño; creía que solo la educación garantizaría el progreso del país.

Juan Pablo García Vallejo

Agencia de Noticias Independiente, Ciudad de México, Septiembre (Rumbo al Centenario de la Revolución Mexicana).- Los festejos Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la caníbal Revolución Mexicana comenzaron ya y la Tusquets Editores lanza una colección sobre personajes  protagonistas de estas etapas importantes de la Historia de México pero sin verlos como estatuas de bronce o santos perfectos, muy afines a las ideologías estatistas, zombis que todo lo quieren ver en blanco y negro. Ideologías renovadas que solo legitiman mentiras desde el poder sea  este presidencial, estatal, municipal, de la academia e inclusive desde los periódicos metropolitanos o locales sumisos o palaciegos y no apegados a hechos reales.

Así, Tusquets Editores publicó la tesis de doctorado de Luis Barrón, Carranza. El último reformista porfiriano y por lo cual le hicimos una breve entrevista para que nuestros lectores comiencen a reducir su  gigantesco déficit cognitivo histórico y ya no discutan de oídas la Historia de México.

Ya te han hecho cientos de preguntas: ¿Cómo fue el proceso de investigación; fue difícil por la consulta de nuevos archivos y fuentes de primera mano?

—El proceso de investigación tuvo tres etapas. La primera etapa fue una investigación historiográfica amplia donde se trata de ver lo que se ha escrito sobre Carranza, sobre la Revolución Constitucionalista y sobre todo sobre su vida y la influencia en la Revolución Mexicana. Al hacer esta investigación me di cuenta que en realidad la parte más desconocida de Carranza era desde su nacimiento hasta que es gobernador de Coahuila. Esta parte no estaba analizada, no se había estudiado con cuidado, sistemáticamente, con documentación primaria. La segunda etapa fue la investigación de archivo en el estado de Coahuila porque Carranza antes de 1913, era solo una figura local, más que una figura nacional. Hice un viaje a Saltillo para investigar en el archivo municipal y en algunos otros archivos. Luego tratar de hablar con la gente que conoció a sus descendientes, gente que guardaban anécdotas sobre él o historiadores locales que habían escrito sobre él. De esta parte redacté el manuscrito que fue mi tesis doctoral. Y la tercera etapa fue el debate con los colegas historiadores, recibir comentarios, identificar las partes que eran débiles en el manuscrito donde había huecos de información…

¿Quiénes fueron los sinodales?

—El doctor Friedrich Katz, el doctor William Stuel, el doctor Claudio Lomnitz y el doctor Javier Garcíadiego.

La historiografía mexicana ha tratado muy mal a Carranza ¿por qué lo presenta como un bandido, peor que Zapata o el mismo Villa que si lo era…?

—Esto tiene una explicación doble. La primera parte de la explicación es cómo termina el régimen de Carranza y cómo llegan al poder los sonorenses, en realidad el régimen de los sonorenses es producto del asesinato de Carranza. En los años 1920 hubo un interés muy marcado del gobierno de Álvaro Obregón por desprestigiar el régimen de Carranza por hacerlo aparecer como un político porfiriano, conservador, que de alguna manera es oportunista,  rapta la revolución de Madero y cuando toma el control de la Revolución la traiciona…ésta es un poco la historia que se construye en los años 1920. Esto se puede hacer porque todos los carrancistas están en el exilio. En los años 1930-40, hay un debate mucho más nutrido, el presidente Cárdenas permite el regreso de los carrancistas, se hace muy cercano a algunos de ellos. El caso más notable es el de Isidro Fabela, que tuvo mucho que ver en la política exterior del cardenismo…no existía la historia profesional, que se dedicara a realizar análisis profundos y sistemáticos. La historia profesional comienza en los años 1960-1970,  pero los historiadores están muy influidos por el marxismo. Hay  mucho más interés por estudiar a los campesinos, a los trabajadores y por lo tanto, a Villa y a Zapata. Las grandes biografías de Villa y de Zapata son de los años 1960. Katz comienza su biografía en estos años, aunque la publica hasta  finales de los 1990; la investigación la comienza en los años 1960; Womack publica su biografía de Zapata en 1968.   No hay un interés de los historiadores por estudiar a Carranza en estos años. Y como Carranza es el gran enemigo de Villa y de Zapata se refuerza ese mito del político porfirista, contrarrevolucionario, conservador, que nunca aceptó el espíritu de la Constitución de 1917. Por eso nos llega Carranza a los años 1990 como una figura oscura, chata. También sufriendo la tradición de José Vasconcelos que en sus libros, sobre todo el Ulises criollo tacha a Carranza de bandido. Él es el que populariza el verbo carrancear y por eso se le conoce a Carranza más como un político conservador, contrarrevolucionario, como un bandido que como un estadista, un verdadero líder…

Siendo  Carranza el único político profesional, se puede decir que el Plan de Guadalupe es el programa político que dirigió la Revolución Mexicana o el naciente Estado mexicano

—El Plan de Guadalupe es muy importante en la historia de este país porque es el que le da la base legal tanto al movimiento revolucionario como al constituyen de  1916-1917 y por lo tanto a la Constitución de 1917. Esto es producto de ambas cosas, de que Carranza es un político profesional a diferencia del resto de los revolucionarios y que entiende el proceso revolucionario solamente como parte de un proceso legal para restablecer la Constitución de 1857. También es resultado de la experiencia de Carranza antes de la revolución, es parte de la tradición liberal del siglo XIX, es parte de la tradición que concibe el estado de derecho como la piedra de toque del Estado Méxicano; no hay democracia sin estado de derecho. Se concibe muy diferente a lo que pensamos hoy, la democracia es completamente diferente a inicios del siglo XX, a inicios del siglo XXI…Pero Carranza es parte de esta tradición, es parte del régimen porfiriano, de ahí el título del libro El último reformista porfiriano, él no es ningún porfirista como dice la historiografía es más bien porfiriano,  es producto de esta época. Y por esa razón el Plan de Guadalupe tiene esa forma. Por eso era muy importante estudiar a Carranza antes de la revolución para poder entender todo esto…

Afirma al inicio de su obra que hay una confusión generalizada de considerar a Carranza como el gran hacendado, para ponerlo como el terrible cacique o poderoso terrateniente, cuando es un ranchero regular…

—Esta es una de las partes más importantes de la investigación; luego de buscar en los archivos de todas las propiedades que tuvo Carranza o su familia, uno se da cuenta que su familia era bien acomodada con respecto a la mayoría de los mexicanos. Pero cuando uno compara a la familia Carranza con los grandes propietarios  del norte de México como la familia Madero, la familia Creel de Chihuahua, uno se da cuenta que Carranza no es ese gran hacendado. La propiedad por la que se le consideró siempre un gran hacendado era su rancho Las animas, una propiedad relativamente grande para estándares actuales que está a la mitad del desierto, no vale nada en lo que pueda producir, no hay caminos. Nunca fue un gran hacendado, y si tuvo mucha influencia política en el estado fue más por sus relaciones y redes políticas que por ser un gran propietario como sí lo fue el gobernador de Coahuila.  Miguel Cárdenas,  el general Naranjo y el general Treviño, quienes tenían propiedades en términos inconcebibles: 500 mil hectáreas en una sola propiedad y tenían varias…

Siendo un hombre preocupado por la educación como único camino hacia el progreso social e individual, háblenos un poco de cómo Carranza combatió el atraso educativo y los vicios…

—Como presidente municipal, después como gobernador y luego como líder revolucionario sí tuvo mucha preocupación por combatir los vicios y estableció muchas leyes, prohibió los juegos de azar, las corridas de toros, las peleas de gallos. Le dio acceso al sistema de salud a buena parte de la población en Coahuila con lo que se pretendía combatir el alcoholismo, la drogadicción, el uso del opio sobre todo. Y meter más que nada a niños y niñas y adultos a la escuela. Apoyó también a las asociaciones sindicales de mineros, de mujeres, para que se pudieran organizar y formar sociedades mutualistas. Esta es una preocupación de todos los liberales del siglo XIX…

¿Por qué es un político reformista y no un revolucionario…?

—La concepción que tiene Carranza de la política no es revolucionaria; a diferencia de Madero nunca pensó que levantándose en armas podía conseguir los objetivos que él tenía para la sociedad. En 1909, él no ve la revolución como un camino, él ve la reforma, es parte del reyismo que es una forma de oposición reformista al régimen de Porfirio Díaz. Se suma a la revolución de Madero cuando ya no tiene ninguna otra opción y  después en 1913, él se levanta en armas en defensa del régimen no para derrocar al régimen. En realidad, él no es un político revolucionario que piense en una transformación radical de la sociedad, él concibe la transformación de ésta como un cambio paulatino a través de la reforma dirigida por un estado fuerte que tiene los recursos suficientes para transformar a la sociedad. Carranza fue un político reformista, no revolucionario…

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. la verdad said, on noviembre 2, 2009 at 11:23 pm

    Carranza es un asesino. Asesino a Villa y a Zapata. Obregon su discipulo resulto igual mato a Carranza y sus ideas provocaron la guerra Cristera.

    Me gusta

  2. Guadalupe Yaujar Diaz said, on noviembre 29, 2010 at 12:45 pm

    Nuestro querido Mexico celebra su Independencia en un complejo escenario politico social. De igual manera el Bicentenario de una lucha permanente porque el pueblo tenga socioeconomico y politicamaente lo que sus Padres fundadores lucharon.
    Para el colega Juan Pablo Garcia Vallejo siempre mi alta estima y consideracion en lo profesional. Le deseo nuevos y mejores exitos en su labor profunda y de mucho coraje investigativo.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: