Agencia de Noticias Independiente

Una bella historia de la mierda

una vieja historia de la mierdaSu presencia en mitos indígenas.

También se relaciona con la salud, la medicina y la muerte.

Por Juan Pablo García Vallejo

Agencia de Noticias Independiente, Ciudad de México, Septiembre (XXI Feria del Libro de Antropología e Historia).- Una vieja historia de la mierda, obra ilustrada por el maestro Francisco Toledo y escrita por el doctor Alfredo López Austin, que fue reeditada por el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos América (CEMCA) y Castor Astral, fue presentada en el Museo Nacional de Antropología, por distinguidos investigadores del mundo de la antropología

Una multitud de asistentes a la XXI Feria  del Libro de Antropología e Historia colmaron los asientos y pasillos del Auditorio Fray Bernardino de Sahagún, para escuchar al autor de la historia de la mierda y a los expertos de la antropología mexicana: Eduardo Matos Moctezuma y Antonio García de León, comentar sobre ella.

La idea original de esta obra la creó el maestro Toledo en una reunión en el año de 1986, en la que le propuso a López Austin que escribiera una historia de la mierda desde el contexto indígena.

La historia de la mierda, señala Matos Moctezuma, es tan vieja que viene de Mesoamérica y de más allá.  Hay que recordar que el historiador francés Fernand Braudel había escrito la historia del vino, de la cerveza, del te y del agua en su libro Historia material.

Una vieja historia de la mierda tiene dieciocho apartados que van de la presencia de esta en los mitos indígenas, en las enfermedades, la potencial maldad o beneficio del excremento de los animales.

Matos Moctezuma cuenta al auditorio diversas anécdotas extraídas de los mitos indígenas como los presagios que existían entre los tarascos de Michoacán y de la llegada de los conquistadores. Algunos indígenas, dijo, consideraban que el pisar mierda conseguiría su libertad. O su utilización como nombre de personas, como Cuitláhuac: caca seca; o su papel en el mundo de los sueños, que significa persecución. Los mixes dicen mierda a las prostitutas y a los homosexuales.

Por otra parte está el vínculo de la mierda con los animales como el jaguar, las aves, los peces, las hormigas y los escarabajos.

El libro tiene unas secciones relacionadas a la salud, la medicina y la muerte en el pueblo suave. Por ejemplo, la creencia de que el excremento de guajolote sirve para curar mordidas de serpiente, la herida hecha con una flecha y utilizar la caca de zopilote cura el mal del niñito; o creer que con la caca café de las gallinas se restauraba el himen de una muchacha. Del excremento importa también sus olores y consistencias.

La obra destaca que la mierda en términos religiosos significa una forma de inframundo. Es el mundo del Mictlán donde la peste atormenta a los difuntos. Los totonacas de la Sierra Norte de Puebla tiene un dios de la tierra al que los indígenas lo cagan y lo orinan, mientras que para los nahuas, el color amarillo de los excrementos esta relacionado con las rayas que trae en el rostro Hitzilopoxtli, el color de caca de niño. Se utiliza la caca de iguana para tratar la nube en los ojos, o el estiércol de hormiga contra la gota, o la utilización de la caca humana para los ojos irritados y las cataratas.

Entre los huaves se diferencia la enfermedad fría o enfermedad caliente al ver los excrementos, pero también simbólicamente se relacionan con el sol y con los minerales.

Una anécdota que generó muchas risas fue cuando contó que un perro se escondió un mensaje para el dios Tláloc, por eso los perros se huelen el culo para saber la respuesta del dios; o que el excremento está relacionado con el extracto social, de ricos y pobres, al decir “caca de guajolote en el baile” significa que los ricos por más que tallen quedan pringados de caca.

Finalmente trató el aspecto de la herencia biológica y cultural de la mierda, que se representa en al coprofagía sádica y la mística.

Todo esto en algunas veces es ilustrado por el maestro Toledo.

El historiador Antonio García de León calificó la obra de Austin como una bella historia, un relato fantástico en donde la mierda se presenta en los mitos ancestrales, la mierda humana como elemento de la muerte.

El autor de Una vieja historia de la mierda el destacado antropólogo Alfredo López Austin señaló que nadie escribía de este tema en México, pues era una idea que horrorizaba a muchos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: