Agencia de Noticias Independiente

Persiste la deuda del Estado mexicano con los indígenas, quienes no viven una automarginación, señaló Samuel Ruíz, el Obispo de los Pobres

Samuel RuizOrganizaciones No Gubernamentales rindieron un homenaje al defensor de los derechos de los indígenas mexicanos con motivo de su 50 aniversario como obispo.

Agencia de Noticias Independiente, México (Derechos Humanos).- Persiste la deuda del Estado mexicano con los indígenas, quienes no viven una automarginación o una decisión deliberada de marginación, sino que padecen una “situación estructural” que requiere un cambio radical del sistema político, señaló el Obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Samuel Ruíz García, durante el homenaje que le realizaron Organizaciones No Gubernamentales este fin de semana en el Centro Universitario Cultural de la Ciudad de México.

Acompañado por la senadora Rosario Ibarra, Miguel Concha Malo, presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, y Gonzalo Ituarte, provincial de los Dominicos, entre diversos defensores de los derechos humanos, el jerarca católico resaltó que ha habido una evolución en los propios indígenas respecto a valorar en mayor medida su origen. Antes era para ellos vergonzante decir soy indígena, ahora lo dicen con orgullo, añadió.

El jerarca católico, quien tuvo un importante papel de mediador al surgir el movimiento zapatista y durante sus 50 años como obispo ha jugado un papel fundamental en la promoción, reconocimiento y respeto de los derechos individuales y colectivos de los indígenas del país, señaló que para que la realidad que viven los indígenas cambie se precisa una transformación radical del sistema político.

“Todos debemos tener conciencia de que tenemos que dar un aporte para la transformación, sabiendo que los indígenas tienen valores que se aportan para la transformación de nuestra sociedad”, agregó el prelado.

Tras asegurar que la persistencia de México como nación, incluso el futuro, depende de la conciencia que aportan las comunidades indígenas, expresó que no se puede estar satisfecho con lo logrado en su desarrollo, pero reconoció su confianza en el futuro de los pueblos naturales. “Un cristiano, dijo, siempre es optimista”.

Así mismo precisó que el hecho de que aún no se respeten cabalmente los derechos de los pueblos originarios radica en una situación estructural, pero destacó que los propios indígenas han hecho valer sus derechos.

Cuando se conmemoraron los 500 años del inicio de la conquista, los indígenas en América del Sur dijeron que no eran objetos, sino sujetos de su historia y eso tuvo una repercusión muy importante, concluyó.

Durante el acto, el presidente del Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria”, Miguel Concha Malo, indicó que el homenaje al obispo es muy merecido, pues ha tenido un episcopado fecundo en su fidelidad en el Evangelio y con una independencia frente a los poderes civiles y políticos.

“El ha predicado el Evangelio sin compromisos”, dijo al abundar que no es poco frecuente que en la Iglesia se dé la tentación de ejercer la misión viendo qué dicen los poderes civiles y políticos, y no tanto qué es lo que exige el Evangelio en las circunstancias concretas en que éste se ejerce.

Consideró que Ruíz García ha buscado la respuesta que se debe de dar a lo que la gente y las comunidades experimentan, sufren y anhelan y, en concreto, los pueblos indígenas.

Por otra parte, el Centro de Comunicación Social (Cencos) relató que Samuel Ruiz García ha sido insistente promotor del trabajo académico-práctico de creadores de la llamada Teología de la Liberación, impulsada en sus inicios por el teólogo peruano Gustavo Gutiérrez, y posteriormente de la llamada Teología India, lo que le valió el rechazo del grupo de obispos conservadores de la Curia Romana y de las Conferencias Episcopales mexicana y latinoamericana, aunque ha sido apasionadamente reconocido por los movimientos populares tanto eclesiales como civiles, que constituyen una alternativa a favor de los grupos más vulnerables de la sociedad.

En meses pasados, “Tatic ” como también se le conoce a Samuel Ruíz, ha sido objeto de homenajes como defensor de los Derechos Humanos, como presidente del Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas”, con sede en San Cristóbal de Las Casas. Recibió recientemente el Premio “Bartolomé de Las Casas” de manos de Felipe de Borbón, del Principado de Asturias, y ha sido galardonado por organizaciones civiles, académicas, eclesiales e intelectuales, las cuales han manifestado su solidaridad con su labor pastoral y social.

Entre las instituciones que le han manifestado su reconocimiento de encuentran el Ayuntamiento de Metepec, estado de México; la Universidad Autónoma de Querétaro, la Universidad Iberoamericana y el Congreso Internacional de Americanistas, que se celebró la semana pasada.

Los actos de homenaje al llamado “Obispo de los pobres” comenzaron en ciudad de México y culminarán en la cabecera de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, en enero de 2010, exactamente el día 25, fecha en la cual Tatic Samuel fue consagrado. La Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, anteriormente Diócesis de Chiapas, lleva fundada 467 años.(Con información de Cencos, Notimex y la Jornada. Foto Carlos Cisneros).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: