Agencia de Noticias Independiente

El Congreso de la Unión exhortó al gobernador Enrique Peña Nieto a la no participación de las instituciones de su gobierno en el proceso electoral

peña nietoEl PRD denunció que en el Estado de México se vive una elección de Estado marcada por la inequidad e inmersa en el imperio del dinero.

Dijo que se hace imperativo que el mandatario mexiquense no intervenga en el proceso electoral, porque al mercantilizar la política, agravia a los ciudadanos.

Exigió que concluya la costosa campaña publicitaria que hace de su imagen y su gobierno financiada por el erario estatal.

Senado de la República, México (Agencia de Noticias Independiente).- El pasado 24 de junio, la Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión exhortó al Gobernador Constitucional del Estado de México, Enrique Peña Nieto, a cumplir y hacer cumplir las normas y disposiciones que en materia electoral rigen la no participación de las instituciones del Gobierno del Estado de México en los procesos electorales.

El exhorto fue aprobado luego de que los senadores Tomás Torres Mercado, Yeidckol Polevnsky Gurwitz y René Arce Islas así como los diputados Javier González Garza, Juan Nicasio Guerra Ochoa, Antonio Soto Sánchez, Adrián Pedrozo Castillo y Jesús Humberto Zazueta Aguilar, señalaron que:

“La Democracia adquiere sentido, sí y solo sí sus fines se encuentran en perfecta armonía con las prácticas sociales y en particular con la realidad política

Una democracia cuyo sentido sólo sea el cálculo o la contabilidad de votos, sin reglas que orienten el cómo, el cuándo y la forma de su concreción, no es democracia sino inercia demagógica que solo sirve a quienes hacen del poder una razón de fuerza y no una razón constructiva. Por ello existe el Derecho Electoral, esa parte del orden Constitucional que garantiza la cualidad fundamentalmente de la soberanía popular, el sufragio libre.

La vigencia y la validez del derecho electoral esta indisolublemente condicionada por la aceptación común, por la identificación histórica social que se da en el acto político. Aquí el derecho y su correspondiente la ley, se sujetan a la responsabilidad compartida de los actores electorales: los partidos políticos, los ciudadanos y las instituciones públicas.

La democracia es entonces, no el gobierno de los más que someten a los menos, sino el gobierno de mayorías y minorías que al articularse en acuerdos y contradicciones crean la Constitución, no como norma, sino como potencia aglutinadora de las fuerzas reales de poder, de un poder que es de todos y no solo de alguien en particular.

La certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad son los principios rectores de la organización, desarrollo y vigilancia de todos los procesos electorales, al cumplimiento de tales principios estamos obligados todos: Partidos Políticos, ciudadanos e Instituciones Públicas.

En el Estado de México, vivimos una elección de Estado. El conjunto de actos premeditadamente trazados desde el poder gubernamental con el objeto de mantener su status y privilegios, una elección marcada por la inequidad e inmersa en el imperio del dinero.

Al mercantilizar la política, el Gobernador del Estado agravia a los ciudadanos, al someterlos a la incertidumbre del publi-espectacular, a la venta de una imagen a costa de una nada política.

Así, la política pierde sentido y es simple mercancía. Objeto exterior, una cosa que merced a sus propiedades satisface necesidades humanas. La política degradada a la realización de quimeras, de cumplimientos inexistentes, de promesas firmadas que lucran con la necesidad social y con ello la conformación de una democracia perdida, incompleta y ultrajada.

El control en el ejercicio del gasto electoral no es un simple requisito o un trámite administrativo, es por el contrario una disposición que hace efectivo el principio de certeza. Certeza que no es otra cosa que verdad, exactitud, autenticidad.

Por ello, es necesario unir esfuerzos en consolidar el mandato constitucional que recae sobre las Instituciones del Estado, respetando en todo momento las normas que rigen el Proceso Electoral del Estado de México, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México, y el Código Electoral del Estado de México.

Debe ser voluntad de toda autoridad pública, federal, estatal o municipal, conducirse con apego al Derecho y a los valores supremos de la República, guardando en todo tiempo una conducta cívica de respeto a la soberanía popular, expresada en el voto ciudadano y en las libertades fundamentales que la Constitución Federal otorga a los ciudadanos.

El Código Electoral del Estado de México establece en su artículo 157, que:

“Desde el inicio de las campañas electorales y hasta la conclusión de la jornada electoral, las autoridades estatales y municipales, así como los legisladores locales, deberán suspender la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental. Las únicas excepciones a lo anterior, serán las campañas de información de las autoridades electorales, las relativas a los servicios educativos y de salud o las necesarias para la protección civil en casos de emergencia”.

Es obligación electoral del Gobernador del Estado, rechazar cualquier forma de corrupción, manipulación, derroche, inequidad y calumnia durante los procesos electorales. Por tanto, no sólo debe respetar las reglas impuestas por la Legislación Electoral del Estado de México; sino, además se obliga a impulsar y respetar fiscalización y observación ciudadana.

Asumiendo la política como un medio superior de ordenación y convivencia social, se hace imperativo que el Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, no intervenga en el proceso electoral, a fin de que los Partidos Políticos, debidamente acreditados ante los institutos electorales Federal y del Estado de México, puedan confrontar libremente sus propuestas y concepciones ideológicas.

Exigimos que concluya la costosa campaña mediática que el Gobernador del Estado de México hace de su imagen y su gobierno, en cortinillas, gacetillas, inserciones y entrevistas en medios de comunicación masiva, afectando la equidad de la contienda electoral al existir una sobre exposición de un funcionario gubernamental, con una campaña publicitaria financiada por el erario estatal.

En conclusión, la democracia obliga a que la política sea un instrumento superior de entendimiento y debate franco de las ideas y concepciones de vida; en ella son los ciudadanos quienes determinan bajo el imperio de la Ley la conducción de las instituciones y el ejercicio de gobierno”.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Emiliano said, on julio 1, 2009 at 5:17 pm

    Este señor se ve taaaaan gracioso en los juegos que estan en la pagina de internet de PAN

    http://www.pan.org.mx/portal/contenidotema/juega_con_nosotros_narcosaurios/12344

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: