Agencia de Noticias Independiente

La amenaza transgénica destruirá el maíz mexicano; la transnacional Monsanto, un verdadero demonio terrenal

Posted in Agencia de Noticas Independiente (ANI), Artículos de Juan Pablo García Vallejo, Cultura, Libros by Agencia de Noticias Independiente on abril 28, 2008

El maíz transgénico ocasiona TDAH en los niños; la vitamina T único tesoro que nos queda. Invitan a luchar por una alimentación sana.

Por Juan Pablo García Vallejo

Agenda Cultural, Ciudad de México, (Libros).- Aunque nunca me ha gustado la frase de Sin maíz no hay país, porque creo que desde la destrucción de la comunidad rural en el siglo XX perdimos la soberanía alimentaria, es necesario informar que se está perdiendo la batalla contra las empresas transnacionales norteamericanas como Monsanto que están contaminando transgénicamente al maíz mexicano.

Así lo expresaron diversos activistas a favor del maíz mexicano en la presentación de los libros La contaminación del maíz en México. Luchas civiles en defensa del maíz y de la soberanía alimentaría, de Catharine Marielle y Lizy Peralta y ¿Maíz transgénico? Riesgos para el ambiente, la salud y la soberanía alimentaría de México, de Marion Poinssot y Lizy Peralta publicados por el Grupo de Estudios Ambientales AC, que fueron presentados la tarde de ayer en la Casa Universitaria del Libro (CASUL). Las presentadoras fueron las activistas María Colín, Ana de Ita, los agricultores de guerrero Celerino Tlacotempa, Alvaro Flores, Alejandro Calvillo y el profesor de secundaria Jacob Jiménez Mesa.

El maíz se inventó hace 9 mil años, a partir del teocintle, una especie de maíz de cinco centímetros de largo y que los primeros pobladores de Mesoamérica domesticaron al convertirse en pueblos sedentarios. “Además de alimento principal, para los pueblos agricultores el maíz ha sido eje de sus sistemas religiosos, sociales, económicos, políticos y culturales. El maíz expresa de tantas formas, tamaños y colores cuantas culturas hay en Mesoamérica”.

Y hoy en día todos consumimos algún derivado del maíz en lo que llamamos políticamente correcto Vitamina T, sin este complemento vitamínico simplemente México ya no existiría.

“Esta pluralidad de maíces da vida a centenares de platillos y bebidas, además de las tortillas. Sopes, tamales, elotes hervidos y asados, quesadillas, gorditas, tlacoyos, pasteles, tostadas, atoles, licoatole, dulces, pozole, elopazote, chileatole, panes, enchiladas, tacos, toqueres, chilaquiles, garnachas, molotes, peneques, panuchos, pinoles, tatishuile, zacahuil, papadzules, chalupas, tlaxcales, menjengue, etcétera, sin olvidar el famoso y nutridito pozol bebida tradicional de los pueblos mayas del sureste mexicano.”.

La activista Ana de Ita hizo una breve cronología de la invasión transgénica del maíz y como el gobierno mexicano se ha negado una y otra vez a ayudar a los campesinos. Una historia llena de agandalles contra los pueblos del maíz porque la Ley de Bioseguridad favorece a las transnacionales norteamericanas. Los Estados Unidos son el principal productor de semillas transgénicas en todo el mundo.

El aumento en los precios de los productos agrícolas a partir de 2006 es por usarlos como agro-combustibles. Y todos los consumidores pagarán el aumento de precios.

La joven activista desmintió la publicidad difundida por la empresa Monsanto de que sus productos agrícolas ofrecen un aumento de la rentabilidad para los campesinos. Denunció la pasividad del Congreso de la Unión y del gobierno ante la contaminación del maíz mexicano. “El maíz es producto nacional, nos da identidad y nos hace pueblo. Larga vida a las semillas de maíz”, concluyó.

Por su parte Alejandro Calvillo, de la organización Poder del consumidor, explicó que las autoridades mexicanas están presentando al maíz transgénico como un producto sin peligro cuando en realidad puede ocasionar alergias, crear genes resistentes a antibióticos.

Y desde el año 1970 a los productos se les agregan aditivos que le dan color artificial, sabor y textura a los productos y al ser consumido por los niños les ocasiona el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), alterando la conducta de los niños y que afecta las relaciones familiares y el desempeño escolar.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. César said, on abril 18, 2009 at 1:11 pm

    Como agricultor puedo decirles que los maíces de monsanto generan cosechas de rendimiento, pero también creo que si estos productos repercuten de una manera negativa hacia las personas y hacia nuestros materiales de origen entonces hay que mandarlos a volar y reajustar el sistema de producción en el país en el cual el agricultor compra insumos caros sin que haya ningún control en el precio de estos y donde termina vendiendo varata la cosecha sin que tampoco haya ningún control.

    Porque involucro el comentario de los precios? Porque necesitas tener un buen rendimiento en tu cosecha para que sea rentable y esto se relaciona con los materiales transgénicos, no los defiendo, hay que hallar otra solución.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: