Agencia de Noticias Independiente

Gumaro de Dios, el caníbal de Cancún, no es tan espectacular como Hannibal Lecter; reportaje del periodista Alejandro Almazán

Posted in Agencia de Noticas Independiente (ANI), Artículos de Juan Pablo García Vallejo, Cultura, Libros by Agencia de Noticias Independiente on marzo 25, 2008

Antropofagia posmoderna

 

Juan Pablo García Vallejo

 

El can�bal de CancúnEcatepec de Morelos de los Más Pobres, (Cultura) Marzo 24.-El periodista Alejandro Almazán continúa su trayectoria de periodismo de investigación avocado a casos extremos de nota roja en la sociedad mexicana de estos días. Ahora publica un breve e interesante reportaje sobre el caníbal de Cancún, Gumaro de Dios, el caníbal publicado por Editorial Mondadori. Su reportaje es para comprobar si Gumaro tiene algo en común con el icono cinematográfico, el personaje ficticio, de Hannibal Leckter, o con Armin Meiwis, el caníbal de Rotenburgo que a través de la Internet contactó a su víctima o con otros casos de canibalismo en Japón. (Amplía la foto con un clic)

No es de extrañar que en la sociedad mexicana conservadora y al mismo tiempo, espectadora pasiva, comiencen a visibilizarse casos de antropofagia exógena que no se deben confundir con los casos de antropofagia de sobrevivencia como la que nos contaron o ¿inventaron como objeto mediático de distracción social? los pescadores de San Blas, de Nayarit, a finales del sexenio foxista o de los casos del ancestral canibalismo ritual de los pueblos mesoamericanos, que ya se admite en el mundo de la antropología porque antes se negaba completamente pues ¿Cómo era posible que el gran pueblo mexicano descendiera de caníbales mexicas o totonacas o chichimecas?

Dice el inquieto periodista que fue hasta Playa de Carmen, en el Estado de Quintana Roo, a entrevistar a Gumaro de Dios, a sus divididos familiares porque a sus padres les da vergüenza tener un hijo así y sus hermanas lo apoyan en su triste aventura carcelaria, a sus amigos del ambiente border y compañeros del presidio, con el objeto de conocer más profundamente a este caníbal posmoderno.

Así entrevista a su hermana Rosa, su papá, a Luxón su compañero de presidio y con quien lee poesía. Son entrevistas rápidas, sin muchas complicaciones, siempre destacando el ambiente hostil, precarista, sus experiencias con las drogas y sin futuro en que vivió Gumaro, el caníbal de Dios, en los pueblos rurales quintanarroenses.

Aquí en México como todas las modas nos llegan tarde, quien sabe porque se ha creado un culto nada clandestino, más allá del interés policial o psiquiátrico, se ha difundido a través de los museos este culto institucional (se volvió itinerante la exposición de asesinos seriales que primero estuvo en el Museo de la Policía, en la calle de Revillagigedo, a mí en lo particular no me gustó y hasta los organizadores ofrecían un Seminario de Asesinos Seriales de dos sesiones que costaba 600 pesos, (ahora se exhibe en Puebla). Y no me gustó porque eso no representa a una sociedad, ni progresista, ni abierta, ni tolerante, sino todo lo contrario; una sociedad espectadora, pasiva-regresiva y fácilmente manipulable por cualquier tontería.

A los padres de Gumaro les molesta todos los chismes que se han inventado sobre su hijo; qué si era drogadicto, qué si violador de turistas, etc., y más les molesta que vayan los periodistas de las televisoras, que sus vecinos digan que era practicante del satanismo, como en el caso de Constanzo en la década de los años 1980, o que era un violador de mujeres, etc.

Un aspecto interesante de este reportaje es la narración de cómo vive un caníbal en el ya de por si infrahumano ambiente carcelario. Los presos peligrosos, los presos poderosos y los presos débiles, le tienen miedo a Gumaro, tan solo por ser caníbal; saben que es terrible y aunque lo golpeen, él se los puede comer, pues no les tiene miedo. E inclusive, Gumaro aprovecha su prestigio siniestro para defender a sus compañeros que son agredidos por otros presos agresivos. “Entonces que “canibalito”, le dicen y pronto se arrepienten de meterse con él y sus amigos.

Gumaro de Dios le pregunta a Alejandro Almazán si no tiene miedo de hablar con él. La experiencia adquirida en otros casos de investigación llevan al periodista a ser franco y directo, a no querer engañar a su entrevistado y finalmente lo convence para que le cuente su historia. Una historia de un ser perdedor, un looser y a la vez un loner, un solitario que renunció a la vida en sociedad y que por tanto rompe cualquier contacto con la realidad y poco le importa qué le pase a su persona. El vive su propio mundo border donde es libre aunque este en prisión.

Y por que luego de dedicarse a la mendicidad y la sobrevivencia lumpen, en una discusión por 500 pesos con su amigo, El Pelón, que se había gastado en crack, lo golpea con un cable y luego de dejarlo inconciente lo amarra y cuelga. Este despierta y espantado le dice que lo suelte. Pide auxilio a la policía pero en esos parajes playeros alejados de Dios nadie acude en su ayuda.

Y Gumaro ya encendido se prepara a asesinarlo y abrirlo en canal con una espátula. Algo bastante espantoso. Uno de sus compañeros precarista y vagabundo va a avisar a los policías pero no lee creen nada. Además esos pordioseros, drogadictos, no tienen nada que quitarles y sólo dan lata, consideran los agentes responsables en cuidar de la seguridad.

Cuando van a investigar y ven el espantoso escenario de canibalismo se quedan más que paralizados y temerosos de acercarse a Gumaro, que por ser presunto caníbal se gana el respeto y miedo de los policías.

En una segunda parte, Alejandro Almazán regresa a entrevistarlo para el Canal 22; Gumaro, sentado en el escritorio del director de la cárcel le cuenta otra vez su vida y como se comió al Pelón.

Gumaro de Dios, el caníbal es un reportaje para alertar a la sociedad y no para que casos criminales como éste se vuelvan cosa de culto entre los jóvenes, una mercancía muy rentable, que aburridos y fastidiados por una sociedad que no les satisface sus caprichos, adoptan cualquier tontería para sentirse diferentes y no caer en el ridículo y la impotencia ante su propio fracaso creativo, productivo, ó existencial. Este caníbal como los asesinos seriales juveniles de los Estados Unidos sólo quieren ganar espacio en la televisión, no tienen nada de extraordinario ni de ejemplar para nadie en su sano juicio.

 

Anuncios

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. jose said, on marzo 9, 2009 at 5:55 pm

    HOLA MI HIJA ESTUDIA CIENCIAS DE LA COMUNICACION Y EN ALGUN MOMENTO ALEJANDRO ALMAZAN LE FIRMO UN LIBRO Y A PARTIR DE ESE MOMENTO MI HIJA SE INTERESO EN EL TRABAJO DE ALEJANDRO Y ME COMENTO DE ESTE TRABAJO TAN BIEN HECHO SOBRE GUMARO DE DIOS YO VIVO EN USA Y ME GUSTARIA SABER COMO PODRIA CONSEGUIR EL LIBRO YA QUE QUISIERA LEERLO. MUCHAS GRACIAS

    Me gusta

  2. ERIK DÁVILA said, on marzo 13, 2009 at 2:21 pm

    Hola soy estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y sociales de C.U. han pasado tres minutos que terminé de leer el libro de Almazán y me parecío un trabajo brillante y detallado.
    Por otra parte no estoy de acuerdo con el escritor de esta reseña crítica en este pedazo de texto: “Su reportaje es para comprobar si Gumaro tiene algo en común con el icono cinematográfico, el personaje ficticio, de Hannibal Leckter, o con Armin Meiwis, el caníbal de Rotenburgo que a través de la Internet contactó a su víctima o con otros casos de canibalismo en Japón.”

    Pienso que es una afirmación muy improvisada ya que los sentidos y fines de este reportaje van más allá de hablar de un caníbal mexicano, en mi opinión considero que el trabajo de Alejandro Almazán trata de plasmar el México en el que vivimos con carencias en diferentes ambitos, social, económico, político, seguridad social etcétera.

    Por otra parte deja muy en claro que la violencia generada en México, es debido a una serie de factores que intervirenen en el desarrollo de un niño, en el caso de Gumaro su vida se acompañó de vivencias extremas y un estado pauperrimo, las drogas sus mejores compañeras y una homosexualidad reprimida, hablan de un país que tiene miles de errores y por ende el surgimiento de este tipo de personas .

    Sería bueno poder difundir más esta obra buenísima de Alejandro.

    Me gusta

  3. […] pueda estar inspirada en casos de canibalismo real en México como los de José Luis Calva Cepeda o Gumaro de Dios, sino porque Jorge Michel Grau está haciendo una radiografía de los males que aquejan a México y […]

    Me gusta

  4. vanesa said, on marzo 28, 2011 at 5:42 pm

    los padres de gumaro de dios son mis vecinos soy de tabasco y la verdad es que aka la historia que se cuenta es muy diferente

    Me gusta

  5. yolanda rodriguez said, on septiembre 20, 2011 at 9:18 am

    como se llama el l,ibro y kien sabe mas sobre este caso de gumaro?

    Me gusta

  6. varo said, on septiembre 20, 2011 at 11:40 am

    Si escuhe de este tipo lo que pasa es que en estos lugares
    Hace falta mas apoyo del gobierno y educacion
    Atacando estas deficiencias de fondo

    Me gusta

  7. dalia said, on septiembre 28, 2011 at 4:08 pm

    el libro se llama gumaro de dios arias jaja esta super padre y señora si lo kiere leer se lo puedo rregalar ya k io ia lo termine de leer jeje solo page el enbio

    Me gusta

  8. hector trinidad said, on septiembre 11, 2012 at 4:08 pm

    HOY, EL CANIBAL DE PLAYA DEL CARMEN, MURIO DE SIDA. FUE HALLADO EN SU CELDA. DESCANSE EN PAZ GUMARO DE DIOS VIDAL.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: